burnout laboral

¿Desaparecerá el burnout laboral con la vuelta a la oficina?

10 minutos

Tras meses con el eterno debate de si los empleados deben seguir trabajando de forma remota o de forma presencial, septiembre está a la vuelta de la esquina. Las empresas prevén un retorno masivo a las oficinas, mientras que terminan de perfilar las diferentes opciones y protocolos a seguir. 

El trabajo híbrido se posiciona como el ganador en la mayoría de compañías, que optan por un modelo de 3 días presenciales y 2 en casa o viceversa. Pero no son solo las empresas, los empleados también apuestan por un modelo que les permita conciliar su vida personal y profesional, sin necesidad de aislarse. Por lo general, no les atrae realizar una jornada completa sin tener contacto con el resto de compañeros, mas que por email o videollamada. 

De hecho, los altos niveles de estrés laboral y desconexión, sumados a la incertidumbre de la situación, han hecho aumentar los casos de fatiga laboral crónica, también conocida como burnout laboral.

Cómo se puede detectar el burnout laboral o síndrome del trabajador quemado

La OMS ya ha reconocido este síndrome como una enfermedad, ya que es la antesala de otros muchos problemas relacionados con la salud física y mental.

Hablamos, por tanto, de un estrés crónico por parte del trabajador. Este acaba sintiendo una sensación de agotamiento prolongado en el tiempo. Junto con altos niveles de ansiedad que suelen derivar en bajas laborales. A estas patologías también pueden sumarse otras como poca realización personal y laboral, falta de motivación, irritabilidad, apatía, insomnio, dolor de cabeza, taquicardias, nerviosismo y pérdida de la concentración o bajo rendimiento.

Podemos detectar burnout laboral en todos los sectores y organizaciones. Pero es más propenso a manifestarse cuando hay un ambiente laboral tenso y cuando hay una sobrecarga de tareas y poca flexibilidad y autonomía. Por supuesto, no son los únicos índices a tener en cuenta. Sin ir más lejos, la situación provocada por la COVID-19 hizo que los empleados tuvieran realizaran sus actividades laborales en el mismo lugar en el que hacían su vida personal, cambiando la oficina por el salón y pasando muchas horas delante de las pantallas.

Como consecuencia de lo improvisado de todo esto, y de la falta de recursos en muchos casos, el cansancio, la desconexión y la difusa línea entre tiempo personal y laboral generaron ansiedad y problemas de conciliación que aún se notan. 

Cómo prevenir el burnout laboral a nivel legislativo

Al margen de las necesarias medidas sociales, psicológicas y formativas por parte de las empresas para prevenir el estrés y la ansiedad, si ponemos el foco en la legislación, podemos comprobar como las leyes también están cambiando, ajustándose a la realidad.

Si hablamos de desconexión digital, en la legislación laboral española la primera vez que se habla de una regulación de forma clara es en la reciente regulación del teletrabajo. Esta acoge bajo su paraguas a todos los empleados que trabajan de forma remota, tanto si lo hacen de forma íntegra o con un modelo híbrido.

La ley del Trabajo a Distancia o teletrabajo indica que hay que limitar el uso de todos los medios tecnológicos relacionados con el trabajo durante los períodos de descanso. Este punto es de suma importancia porque marca el inicio para una futura regulación más amplía sobre desconexión digital. La legislación laboral está supeditada en muchos casos por la legislación europea, y en Europa ya se legisla sobre desconexión digital per se.

En España, aún es un apartado dentro de la ley de teletrabajo pero ya marca aspectos tan necesarios como los tiempos de desconexión: la disponibilidad de los empleados para atender llamadas, correos o gestiones propias del puesto de trabajo se encontrará dentro de las horas laborales pactadas y no fuera de estas.

Mantener una correcta higiene digital en el trabajo es posible

La solución para que este modelo consiga implantarse, pasa por una correcta gestión de los equipos: trabajar con un portal del empleado para agilizar los trámites de empleados y RRHH, centralizar la gestión documental para eliminar errores, o medir el estado anímico y compromiso con encuestas de recursos humanos.

Es imprescindible que los trabajadores se encuentren bien anímicamente, comprometidos, motivados, y que mantengan una comunicación fluida con la organización, Además, de que dispongan de forma fácil y segura de su información como empleado. También se deben respetar, los acuerdos entre ambas partes en lo relacionado con la jornada laboral, las horas empleadas, la carga de trabajo y todas aquellas cuestiones pactadas con anterioridad.

La solución que optimiza la gestión de personas con menor impacto en el día a día de tus empleados es VisualTime. La usabilidad de su app para la gestión del tiempo, las personas y el talento, permite reducir al mínimo no solo las gestiones entre empleado y RRHH, sino también las tareas de este mismo departamento y los managers.

Además, la posibilidad de gestionar centralizada e íntegramente, fichas de empleado, control horario, bajas y vacaciones o comunicación interna y clima laboral, entre otras, minimiza las labores repetitivas de RRHH para que esta área pueda dedicarse a los más importante, gestionar personas.

Sonia Casimiro, Responsable de Comunicación de VisualTime by Robotics

Leer en prensa:

RR.HH Digital

post-infografia-teletrabajo y conciliacion laboral